jueves, 18 de octubre de 2007

El árbol de la ciencia

• Título: EL ÁRBOL DE LA CIENCIA
• Autor: PÍO BAROJA
• Editorial: ALIANZA EDITORIAL
• Valoración: * * * * *
• ISBN: 9788420658803

RESUMEN-RESEÑA EL ÁRBOL DE LA CIENCIA

El árbol de la ciencia refleja y sintetiza, mejor que ninguna otra de sus novelas, la personalidad y el mundo de Pío Baroja. Y no sólo porque posea inequívocos rasgos autobiográficos del autor, sino, sobre todo, porque muestra sus principios, convicciones y actitud ante los abusos sociales y las dificultades de la vida. No hay dificultad para identificar las múltiples referencias de orden biográfico, ya que la obra se halla fuertemente inspirada en los años, entre 1887 y 1896, vividos por Baroja como estudiante de medicina y, por poco tiempo, médico rural. Nadie discute, por otra parte, que el protagonista, Andrés Hurtado, es contrafigura del propio Baroja, médico como él, en un ambiente rural, el del pueblo manchego de Alcolea, con vivencias similares a las que el autor tuvo en Cestona, sin olvidar sucesos o personajes de su familia fácilmente identificables en la narración.

Con todo, ha de tenerse bien presente que la obra fue escrita cuando don Pío frisaba en la cuarentena, es decir, dos décadas después del período de juventud que inspira aquélla, y, en consecuencia, incorpora reflexiones y preocupaciones intelectuales posteriores, coetáneas del momento en que fue elaborada la novela, que atañen a la ciencia, la filosofía y la religión. Recordemos asimismo que en las discusiones entre Andrés Hurtado y su tío el doctor Iturrioz, que rememorarían las del mismo Pío Baroja con su tío Justo, no se limitan a cuestiones científicas y filosóficas, sino que desbordan ampliamente sobre la situación del país, con el desastroso final de conflicto hispano-yanqui muy presente. La descripción de la situación nacional, impregnada de pesimismo, hace también de El árbol de la ciencia una obra enteramente representativa de la generación del noventa y ocho; por lo demás, constituye muestra insuperable del mejor Baroja, de un estilo pleno de vivacidad, en el que la palabra escrita e imagen precisa se dan armónica y estrechamente la mano.